Siguiendo con la dinámica de dar sencillos consejos para ganar seguridad en moto, desde Motoescuela queremos ofreceros éste que habitualmente también damos en nuestros cursos. Antes de iniciar la marcha debemos echar un vistazo a nuestra moto.

Aparte de mirar tu moto por lo bonita que es, por lo que te gusta o por lo feliz que te hace tenerla ahí, es importante que antes de iniciar la marcha en cualquier desplazamiento tus ojos hagan un pequeño trabajo técnico.

Mientras te acercas a tu moto sería bueno que dirigieses tu mirada a varios puntos concretos, una mirada selectiva, con la finalidad de asegurarte un desplazamiento seguro.

Échale un ojo a las manetas y los espejos, que no estén doblados o rotos ya que tu moto ha podido caer o la han podido tirar y la pueden haber vuelto a levantar. Mira que no existan fugas, o restos viscoso o aceitosos o de cualquier líquido, especialmente debajo del motor o en las propias paredes del motor, en las barras de dirección o amortiguadores o en cualquier otro lugar que pueda llamar tu atención.

Mira también los pedales de cambio, de freno, y por último los neumáticos, quizás aprecies que tienen menos presión de la adecuada o incluso puedas llegar a ver algún objeto clavado en ellos.

Una mirada general que pudiera darte alguna pista, algún indicio de que hay algo fuera de lugar… esa es la mirada que debemos ofrecerle a nuestra moto siempre antes de arrancar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies