Cuando tenemos una afición o pasión por algo querríamos que a nuestros hijos también se les despertase el gusanillo. A los que adoramos las motos nos gustaría que nuestros hijos las adorasen también, pero muchos sabemos que en muchas ocasiones ocurre totalmente lo contrario.

 

Hace poco me preguntaron como Director de Motoescuela “¿Cómo se debe conducir con niños en moto?”, y nuestra respuesta fue un tanto inesperada….

 

Conducir con un niño en moto es algo importantísimo. Lógicamente debemos cumplir con la normativa y, por tanto, podremos llevarles a partir de los 7 años si somos sus padres, madres, tutores o estamos autorizados por ellos; de no ser así no podremos llevar a menores de 12 años. A su vez, deben ir bien colocados y llegar correctamente a los estribos o lugar diseñado para apoyar los pies. Pero vamos más allá….

 

Todos los niños son esponjas, son imitadores natos, y se quedarán con todos y cada uno de los detalles, acciones y comentarios que hagamos. Así que, lección número uno, aquello que hagas será lo que tu hijo o hija entenderá como adecuado. Desde el minuto uno, la equipación que utilices tanto tú como él o ella y la importancia que le des al hecho de ir con guantes, con pantalón largo, con casco de su talla, etc…

 

Nuestras expresiones con los demás, nuestros gestos, nuestra manera de conducir y compartir el tráfico con los demás, la velocidad a la que nos desplacemos, TODO estará siendo observado y grabado en la memoria del peque que llevamos detrás.

 

Al conducir con un niño debemos ser más cuidadosos con las frenadas, pero especialmente con las aceleraciones ya que no tienen tanta fuerza para agarrarse bien a ti. Es bueno que de tanto en tanto le vayas preguntando “¿Qué tal vas?”.

 

La inclinación será lo que más les sorprenda, no hace falta arriesgar, con poco tienen, su mundo es mucho más emocionante que el nuestro y con algo sencillo podrán entender y experimentar porque nos gustan tanto las motos.

 

Una buena manera de iniciarles al mundo de la moto, si no lo han hecho antes con motos infantiles, es diseñar con tu hijo o hija una ruta a su elección (supervisada por ti), que podáis compartir juntos el día de su 7º cumpleaños o a los pocos días para “celebrar” que ya pueden ir en moto. Preparar esos días anteriores la equipación que llevarán y que sean ellos los que escriban la ruta. Cuando llegue el día, disfrutarlo como un verdadero acontecimiento, haciendo fotos en las dos o tres paradas que vuestro hijo o hija ha decidido, quizás almorzando juntos, visitar a alguien o contemplar un bonito paisaje…

 

Ese día, compartido con su padre o su madre, no lo olvidará jamás… Y probablemente tú tampoco. Un momento compartido de felicidad, donde poder expresarle a tu hijo o hija porque te gustan las motos, y todas aquellas sensaciones que consigues gracias a ellas, aprovechando para expresarle también la gran responsabilidad que supone conducirlas.